9/1/15

Mercado de San Miguel. Madrid. Todo un referente.

¡Feliz año! ¡Qué alegría que estés de nuevo por aquí!

¡Plazas del mercado empieza el 2015 con mucha fuerza e ilusión! La verdad es que necesitaba estos días de descanso…No sé si a ti te pasa, pero yo a veces cuando estoy saturada de información necesito parar, y desconectar. De esa manera a la vuelta lo veo todo mucho más claro. Además, la compañía de la familia y los amigos siempre reconforta :)

Durante estas navidades he podido leer varios artículos del tipo “Los mercados gourmet arrasan en Madrid” incluyendo al Mercado de San Miguel como cabeza de lista, y no es para menos. Este mercado, Bien de Interés Cultural desde el año 2000, se  rehabilitó e inauguró el 13 de mayo de 2009. Es todo un referente, y fue pionero en esta nueva forma de hacer la compra e ir de bares que está tan de moda.

Porque San Miguel, además de un mercado, es un Centro de Cultura Culinaria adaptado a los nuevos tiempos donde se atiende al consumidor, a su formación, y se utiliza también como espacio para conferencias o conciertos. O al menos es lo que pretenden sus propietarios. En cualquier caso es todo un imprescindible.

Imagen propia. Mercado de San Miguel. Exterior. Diciembre 2014.

MERCADO DE SAN MIGUEL. ORIGEN.

Según Teodoro de Anasagasti en el artículo que escribió para  “La construcción moderna”, el solar sobre el que se emplaza este mercado (que está muy próximo a la Plaza Mayor) estaba ocupado por la Iglesia de San Miguel, mandada a derribar por José Bonaparte en 1809 dentro de su política de generar espacios libres en el centro de la capital. 

Tras la demolición de la iglesia se generó un nuevo vacío urbano, una plaza, donde se desarrollaba la actividad comercial al aire libre, de "manera antihigiénica”, utilizando tinglados y cajones destinados a la venta de diferentes productos. 

Después de varios intentos de proyecto para la construcción de un mercado cubierto como lo hacían el resto de las capitales europeas, (debido al fervor causado por Les Halles de París de los que te hablaré muy prontito) en 1911 se le encarga el proyecto al arquitecto de la corte Alfonso Dubé y Díez.

Las obras comenzaron en 1913.
Con el fin de que no se interrumpiera la compra-venta en la plaza, la primera fase de la obra se finalizó en 1914 y el 13 de mayo de 1916 se inauguró al completo.

1910. Plaza que se generó tras la demolición de la Iglesia de San Miguel / 1950. Mercado de San Miguel. 

SOBRE SU MORFOLOGÍA

El solar sobre el que se inserta el mercado forma un polígono irregular y ocupa casi 1.200 m2 de superficie. Éste se construyó sobre una plataforma horizontal con una estructura reticular organizada con una calle longitudinal y tres transversales dentro de las cuales se distribuyeron los puestos de venta formando una retícula de 8 módulos con cubiertas a dos aguas. El acristalamiento del cerramiento exterior fue posterior.

Vista aérea del Mercado de San Miguel, donde también puedes ver la Plaza Mayor.
La estructura se resolvió con soportes metálicos de fundición que formaban las calles y las manzanas de los puestos interiores (se construyeron 75) revestidos de mármol, fáciles de limpiar. Hay que considerar que garantizar unas inmejorables condiciones de salubridad era uno de los objetivos a conseguir.

Este mercado de arquitectura de hierro es un ejemplo tardío de esta tipología arquitectónica ya que en el momento en el que se construyó, las corrientes estilísticas predominantes eran el modernismo y historicismo regionalista fundamentalmente. Además, es el último que se conserva de todos los mercados de hierro que había en la capital entre los que se encontraban los desaparecidos Mercados de La Cebada o el de los Mostenses, ambos del arquitecto Mariano Calvo Pereira.

ÚLTIMA REHABILITACIÓN Y PUESTA EN VALOR

Me cuentan personas mayores que era muy triste pasear por delante de él, que se encontraba en muy mal estado. Dicen, que a pesar de la rehabilitación que sufrió en 1999, la actividad comercial decayó muchísimo. 

Sin embargo, una comunidad de empresarios lo compró y apostó por escribir una nueva página en su historia. Recuperaron este espacio combinando la clásica compra-venta que se lleva a cabo en un mercado de abastos tradicional, con un lugar para ser vivido y sentido.


Imagen propia. Mercado de San Miguel. Interior. Diciembre 

La rehabilitación duró dos años y fue proyectada y dirigida por el arquitecto Juan Miguel Alarcón García, bajo mi punto de vista de una manera muy acertada. Resalta la magnífica estructura liberando el peto exterior de fábrica de ladrillo y amplía el cerramiento exterior de vidrio hasta el suelo. La transparencia hace que imaginemos mejor cómo era originalmente su envolvente. Incluye 33 puestos y un espacio polivalente central. 

Imagen propia. Mercado de San Miguel. Interior. Diciembre 2014.

Creo que se ha adaptado a un tiempo nuevo cuidando su pasado. A mí me encanta. 
En este vídeo puedes ver el antes y el después. Es especialmente interesante desde el minuto 1.23 al 2.17. Espero que te guste :)

Puedes también verlo pinchando aquí

Hasta la semana que viene,
Sheila

**Fuentes consultadas:
DE ANASAGASTI, Teodoro. “La construcción en Madrid. El Mercado de San Miguel”. La construcción moderna. Revista quincenal ilustrada de arquitectura e ingeniería. Madrid, 10, 1916
CASTAÑER MUÑOZ, Esteban. La arquitectura del hierro en España. Los mercados del siglo XIX. Madrid: Real Academia de la Ingeniería, 2004,
BOCM. Número 304. 22 de diciembre del 2000
http://www.mercadodesanmiguel.es/
http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=2243
http://elpais.com/diario/2007/11/18/madrid/1195388661_850215.html

**Si te ha gustado este post ¡COMPÁRTELO! ¡Yo estaría encantada! 
Siempre que cites la fuente donde lo has encontrado ;)

**Recuerda que si quieres mantenerte al día de todas las publicaciones puedes suscribirte al blog, darle a "me gusta" a la página "Plazas del mercado" en Facebook o seguir a @Demercados en Twitter

0 comments:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!